¿Inglés o mandarín, cuál es el idioma del futuro?

Se ha dicho que el inglés o el chino mandarín serán los idiomas del futuro, pero es claro que mientras Estados Unidos siga siendo la máxima potencia mundial, sus costumbres y lenguaje serán los predominantes por encima del resto de los países, incluso de grandes contendientes como Inglaterra o la misma China.

Es muy común que al ir a un país donde tengan un lenguaje diferente al español o al inglés, sea el segundo el que la mayoría elige para tratar de comunicarse, lo que suele ser un acierto el haberlo estudiado ya que te abre las puertas en cualquier parte del orbe. Nunca he escuchado que se prefiere al mandarín. Quizá este idioma esté colocado entre los favoritos debido a la gran población que tiene el gigante asiático, además de su contante crecimiento económico, industrial y social. Por eso ha sido catalogada como una de las futuras potencias mundiales, incluso superando al país de las barras y las estrellas.

La verdad es que en este pequeño escrito no importa mucho decidir cuál será el idioma predilecto por los habitantes del planeta Tierra, sino hacerte ver la importancia de aprender uno o más idiomas, ya que te abrirán las puertas y te dará mayores armas para afrontar un futuro laboral que cada vez está más competido. Yo te recomendaría que primero aprendas inglés, ya que como te mencioné, es el que en casi todo el mundo tienen como segunda lengua. Ya después podrías aventurarte con el ruso, italiano, francés, portugués, etc. Pero no dejes de aprender día a día una nueva forma de comunicarte de forma global.

Recuerdo la primera vez que viajé a Estados Unidos, estaba en la universidad cuando me fui solo en uno de los vuelos Interjet y mi inglés no era el mejor. Sabía escribirlo y leerlo, pero hablarlo era un problema para mí. Cuando iba a algún sitio e intentaba comunicarme con alguien que no hablaba nada de español, lo hacía mediante señas y era frustrante, ya que no lográbamos entendernos. Desde ese entonces me puse como objetivo perfeccionar mi inglés y así pude viajar a varias partes del mundo, y si escuchaba un idioma que me gustara, comenzaba a aprenderlo. Así es como ahora hablo español, inglés, francés, ruso y un poco de árabe.

Si quieres aprender nuevos idiomas hay algunos consejos que puedo darte para que te conviertas en todo un políglota. Podrías ser autodidacta a través de videos en internet y acompañado por un diccionario para que te apoyes en la traducción. También podrías inscribirte a alguna escuela de idiomas para que aprendas de los profesionales, incluso podrías contratar un profesor privado, ya dependerá de lo que se acople a tu presupuesto. El mejor consejo que puedo darte y que deberías hacer si está en tus posibilidades, es irte a vivir al país del idioma que deseen hablar, un tiempo allá te aseguró que aprenderás a hablar, escribir y leer en dicho idioma.

No dejes que las puertas se te cierren por flojera, ya que aprender un nuevo idioma está al alcance de todos, siempre dependerá de las ganas que cada uno tenga.

Independencia de Espíritu

Este año ha sido uno con bastante trabajo y donde hemos gastado mucha energía todos en el trabajo, por lo que el momento llego hace poco de tomar un descanso de algún tipo de lo contrario las cosas no marcharan bien. Por esta razón decidí tomarme una pequeña vacación en uno de los hoteles en Acapulco que mas frecuento.  Sin embargo, esta vacación la decidí tomar solo y mi alma, algo que algunas personas no les fue del todo claro.

Esto es algo que hago desde hace tiempo al menos una vez al año en tiempos no convencionales de vacaciones debido que ahora ya tengo una familia con quien viajo en los momentos de vacaciones convencionales, siendo esto de las cosas que más felicidad me da, sin embargo procuro darme en algún momento del año unos pocos días mara mi mismo.

Por fortuna esto es algo que mi esposa entiende muy bien, en gran medida debido a que esto no es algo nuevo y que he hecho desde mis años de soltero lo que significa que así me conoció, de lo contrario, es decir, si fuera un hábito nuevo, estoy seguro que sería uno que encontraría con una severa resistencia ya que podría parecer como síntomas de un suceso no muy favorable ni confiable.

En los años de mi soltería, recuerdo que solía tener algunos problemas con algunas de las que en aquel momento eran mis novias, ya que estaban casi seguras que en mis escapatorias esporádicas había más mujeres, por lo que se angustiaban innecesariamente ya que cuando hago esto, verdaderamente me encuentro absolutamente solo.

Asimismo, muchos amigos solían reírse de estos hábitos míos catalogándolos como algo extraño. Esto es debido a que muchas personas, si no es que la mayoría, no entienden lo que es y la importancia de tener una independencia de espíritu, siendo un factor esencial en los inevitables momentos de dificultades en la vida.

Una de las razones más importantes y menos conocidas por las mayorías sobre el sufrimiento humano, especialmente en nuestra sociedad de hoy en día,  es la falta de independencia de espíritu y del archí-dependencia que tiene la felicidad de muchas personas en hombros ajenos.

Cuando esto sucede, es decir, cuando nuestra felicidad y bienestar depende de factores externos a nuestro propio espíritu, la miseria general es muy probable que toque nuestra puerta mas de lo debido ya que nosotros, si bien podemos controlarnos a nosotros mismos, no podemos controlar –ni debemos hacerlo- las acciones de los demás.

Por el contrario, si es que contamos con una saludable independencia de espíritu, la felicidad y nuestro bienestar general estará mayoritariamente bajo nuestro control ergo será mucho más accesible.

Esto no es algo solamente beneficioso para uno mismo sino que para todos los que nos rodean, ya que al estar bien nosotros mismos podremos servir de mejor manera a los demás.